martes, 12 de septiembre de 2017

Rimas

Treinta y cuatro inviernos,
De dolor, llenos de hastío,
De una alma guerrera y libre,
Que un día, decidió volar.

Recordándome tu vida,
Mil penurias, las viviste,
Pero quien las debiera vivir,
¡Si no un alma en poesías!

Solo tú, guias mi camino,
En el cielo, estrella polar,
Con mil versos enamorados,
Mi inspiración ¡Echo a volar!

Mi alma en llamas, avivaste,
Sin buscarlo, recordándote,
Entre mil llantos, tus rimas,
De esos versos, hoy leyendas.

Y tú, que te ganaste la eternidad,
Guiame en desdichosa lucha,
Enseñame tú, a vivir, a caminar,
Por jamás perecer, por jamás acabar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario