lunes, 2 de julio de 2018

Miseria

Entre todo ese alboroto,
Estas tú, ¿Siempre estarás?
En esas calles del olvido,
Los represaliados dormirán.

Tremenda arpía, ¡Te odiaría!
Porqué en dolor, esas vidas,
Acabaron en ti todos ellos,
Anónimos entre tus brazos.

Intento vencerte ¿O taparte?
No lo sé, y siento de verdad,
Todo ese odio en mis venas,
Y brindo, por no verte nunca más.

Siendo tú eterna, pero efímera,
Y entre llantos desahuciados,
Te haces fuerte, y resplandeces,
Cuando sola llora, la dignidad.

Miseria de tu sacra redención,
De ese pueblo que teme tu aliento,
Y no existiera, jamás ese perdón,
De supervivientes a tus lamentos.

sábado, 30 de junio de 2018

Mar

Oleaje acompañado,
De amor, de ese verano,
De ese cuarzo, tu cuerpo.

Ese timón revolucionario,
Que a Utopía me llevara, así
recordandonos las ganas.

Y yo, navegando perdido,
Entre tus olas mis manos,
Fiel marinero a tu cuerpo.

Que hoy el mar ,envidioso,
En silencio calla la presencia,
De ese nuevo amanecer.

Y otra vez, hipnotizado,
Y solamente tú,
Solamente el mar,
Solamente tu cuerpo.

lunes, 19 de febrero de 2018

Caminantes

De cabezas aún durmientes,
Y obligaciones rebosantes,
De esos caminos, caminantes,
Que sin placer los vivieran.

Viviendo sin despertar,
Entre empujones y bostezos,
Del día a día , ese sabor,
De amargor esa rutina.

Entre libros, melodias,
Ocultamos nos tortura,
De un día mas, yaciendo
Entre tantos sueños rotos.

Rozando el esperpento,
Nos denominamos, ¿Personas?
Racionales y sin sentidos,
Embobados, aún dormidos.

¡Y quién jamás viviera!
En la vida, la esclavitud
De esta farsa, hoy certera,
Del tiempo ese infortunio.

Y eludiéndote, por fin
Viviremos en libertad,
Sin mordazas que tapen,
Nuestras ganas de soñar.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Rutina

Viviendo los suspiros,
De tenue vida, la esperada
De una rutina, que amarga,
Te mata esa esperanza.

Y esos suspiros ya vividos,
Que llenos de historias
De eso dias, moribundos,
Ya pasados en procesión.

Mirando entre las sabanas,
De color de mis recuerdos,
Recordé esos sueños, hazañas
Y pérdidas que un día superé.

Escalé hasta sangrar,
En mis manos el dolor,
De las penas, ese llanto
Que en el alma pesaba.

Nadé entre mil oceanos,
De todos ellos solo lágrimas,
Que ahogaban así mi vida
Y mis ganas de vivirla.

Y colmé mil cumbres,
Para después caer en pena,
De ese éxito asombroso,
Queda solo la experiencia.

Recorrí este mundo a ciegas,
Por querer volverte a oir,
Sin pensar, en si tu estabas
O si acababas de partir.

¡Y sobreviví! ¿Quien apostara?
Que mi sonrisa, volviera hoy,
Paseando entre mis dudas,
Las calles de otro cuerpo.

lunes, 5 de febrero de 2018

Empapado

Dulce lluvia atrapada,
En paredes de cristal,
De tus ojos, mil luceros,
De cafés para llevar.

Y si, ¡Reencontrados!
Se dejaban entrever,
Al fin, dos suspiros,
De medio atardecer.

Por ti, volviera a creer,
Por vivir entre tus labios,
Mojado en ti, mi lluvia,
Empapándome de tu voz.

Entre todas esas gotas,
Habidas y por haber,
Que otros ojos vivieron,
Llorando otro amanecer.

Maldita la casualidad
Que sin querer, nos unió,
O tremendo el destino,
Que jugó a nuestro favor.

miércoles, 3 de enero de 2018

Jamás

Hoy soñé olvidarte,
¡No vivirla! Dicha tormenta,
Tú la provocas, inspiración.

Me acompañas, luna llena,
De mis sabanas, tus pañuelos,
Y mi espera, la eternidad.

Y yo sufriendo, viviré,
Por tenerte y esperarte,
A mi lado, toda mi vida.

Que digno por ti sufro,
El pesar, de mil versos,
Que viven, hoy en mí.

Vivieran en mil páginas,
Y así jamás, nunca más,
Vivieran, en mis entrañas.

Que de sufrir, me llenan,
Como el amor, que perecedero,
Nos mata en agonía.

Y por ellos, que sintieron
de mis hazañas, esos versos,
Que libres, al fin volarán.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Acurrucada

Si de mi dependiera, mi vida,
Vivieras aquí, entre mis brazos,
De las sabanas, nuestro castillo,
Suavemente acurrucada.

Entre esos recuerdos de lujuria,
De mil vivencias, hoy pasadas,
Que guiaran nuestro camino,
Siguiendo al porvenir.

Quien fuera hoy tu confidente,
De esas lágrimas, derramadas,
Para secarlas, entre mil besos,
Que te devolvieran la sonrisa.

Sintiéndonos juntos, el alma,
Que nos calma y nos da la vida,
De otros momentos ya vividos,
Nunca más dolida y moribunda.

Y esas cadenas que nos sujetan,
Se rompan al fin, y encontrarnos
Entre mil versos que hoy dedico,
Clamando a la vida, tu presencia.